Un día «tipo» de un tío que hacía powerlifting y ahora se dedica al culturismo

Hoy vamos a hablar sobre un vídeo que he visto hace un par de horas: «24H conmigo | Día de pierna«, de Joan Pradells.

Culturismo profesional

Contexto

No solía ver vídeos de esta temática (en Youtube suelo ver cosas como Alva Majo, Loulogio, The Wild Project y elxokas) hasta que, recientemente, me topé con el canal de Pico de Oro. Si bien en el primer vídeo me pareció forzado y no me convenció demasiado… ¡Maldita sea! Desde entonces he visto, tranquilamente, 15 o 20 vídeos suyos.

Pues el caso es que, viendo vídeos de este hombre majete, acabé conociendo a Joan Pradells. Y Sergio Estepa (otro culturista que también me ha caído muy bien), dijo que Joan le parecía «un tío feliz con su pequeño círculo».

Interesante. Eso me resuena.

Y yo, que llevo un tiempo echando un poco de menos apuntarme a un gimnasio (las mascarillas es lo primero que me echa para atrás, y coger el coche lo segundo), pues tengo bastante interés en saber cómo transcurre un día para un bicharraco de estos.

En el caso de este bicho en concreto, es joven y me cae simpática su cara, así que «me sirve» mejor que un bicharraco random.

Dicho esto, vamos a analizar su jornada. Y cada uno que extraiga lo que le aporte. En mi caso, me interesa saber cómo se organiza para ir al gimnasio y trabajar, si coge mucho el coche, si tiene ocio…

Jornada de un culturista que apunta alto

Se levanta a las 7:00 y camina media hora hasta las 8. Lo llama «cardio». Yo lo llamo «andar».

A las 8:20 está desayunando muchísimo (la gente me dice que yo desayuno mucho, pero lo de este tipo es otro nivel) mientras se ve un vídeo de culturistas. Creo que desayuna arroz, champiñones y tortilla con mucho kétchup (un poco guarro esto último), y de postre unos arándanos. Termina de desayunar a las 8:40.

Vale, voy observando que en algunas cosas no me sirve de buen ejemplo…

A las 10:00 nos lo encontramos conduciendo rumbo al gimnasio y tomándose un Monster. Dice que aún le quedan 10 minutos para llegar. Este dato me anima, pues tengo mis más y mis menos con esto de coger el coche todos los días. También comenta que está nervioso porque toca pierna y que esta vez no quiere vomitar. ¿Qué cojones?

Parece que trabajó con el ordenador un poco entre el desayuno y el gimnasio.

El entreno de pierna de Joan Pradells:

Sentadilla pesada: 3×6

Prensa pesada en diagonal: 8 series de mas de 10 repes.

Hacka: 6 series de más de 15 repes.

Prensa pesada en horizontal: 4 series de más de 15 repes.

Extensión de cuádriceps: 10 series de ?

Abductor: 8 series de ?

Gemelo: 8 series de ?

A las 14:48 se encuentra en su coche regresando a su casa. Quitando el tiempo de preparación y demás… ¿Ha entrenado 3 putas horas? Comenta que ha descansado un poco más de lo habitual entre ejercicio y ejercicio para no vomitar, entre otras cosas.

Y también señala algo que, aunque sea obvio, es merecedor de ser señalado: Ha dedicado toda la mañana a entrenar. Descubro que se encuentra en EEUU.

A las 15:30 almuerza. Un sugerente plato de pasta con tomate y 250 gramos de ternera picada.

A las 18.30 está con el plato de pasta. ¿Ha estado comiendo hasta ahora? Alucino con algunas cosas que estoy viendo. Habrá repetido y comido muy lentamente, supongo. O yo que sé. Esto es de locos.

Creo que en la misma mesa se ha puesto a trabajar con el ordenador. Y luego ha seguido comiendo pasta. Eso sí, no se ha levantado. Parece que tiene que comer una barbaridad sí o sí.

Luego: Se está echando una siesta muy apetecible.

A las 20:15 cuenta que después de estar tanto rato sentado se levantó agarrotadísimo y casi no podía andar. —¿Por qué estos excesos hermano? ¿Merece la pena?— Se quedó dormido viendo un vídeo. Se está haciendo la cena. También comenta que esta vez no va a tomar batido porque le está saliendo comida por las orejas.

A las 21:00 está ya con media alma en la cama.

Observaciones del entrenamiento:

  • Después de cada serie queda espatarrado en el suelo hecho polvo. Lo da todo el cabrón.
  • Está todo el rato con unos cascos inalámbricos puestos.
  • Se cambia las zapatillas por unas sandalias cuando queda poco para terminar.
  • Veo el ambiente del gimnasio y definitivamente me gusta. Te mete en el mood de la bestia.
  • Después de semejante entrenamiento de pierna… Una persona normal no podría andar en unos cuantos días.
  • En general no haría esta observación, pues a mi me da igual si alguien se cicla o no. Sin embargo, me parece merecedor de ser señalado. Creo que se cicla (y tengo entendido que é dice que es culturista natural). Ese volumen de entrenamiento y a esa intensidad… Es de locos. Aunque también es cierto que se dedica a esto y está más preparado para aguantar esta carga de trabajo.
  • En el coche celebra que por fin no ha vomitado. Y cuando está almorzando cuenta que mientras se duchaba tuvo que salir rápidamente para irse a la cama, pues le estaban dando los típicos calambres. Definitivamente algo falla. Este no es el verdadero camino.
  • Al principio del vídeo cuenta que toma batidos, pero no entiendo muy bien en qué momento ni qué llevan.
  • He visto en una respuesta a un comentario que entrena 3 horas de torso y 4 de pierna. Una salvajada.

Conclusiones

El tipo me cae bien. Sincero y buena gente. Algunas cosas de su proceder me inspiran. Y otras me sirven como ejemplo de lo que NO hay que hacer. También me calma en cierto sentido el ver que, en comparación con Joan, me gusta más mi vida.

Meterle al cuerpo tanta tralla… comida, monsters, química, volumen de entrenamiento… No es una apuesta con pocos riesgos. El cuerpo acumula. Lo que sí es positivo es que su modo de entrenar seguramente le propicia de multitud de hormonas beneficiosas, las cuales seguramente ayudan a compensar los males.

Y también doy un punto a favor en su aparente buena mentalidad y que cuida su descanso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra